Carta abierta al Colectivo Ronda

 


 Carta abierta al Colectivo Ronda.

Tengo que empezar esta carta dejando claro que me enorgullezco de haber sido, y seguir
sintiéndome, amigo de algunos de los fundadores del Colectivo Ronda, en especial del ya desaparecido Francesc Gallisà. También de muchos de los abogados que actualmente trabajan en dicho Colectivo. En los más de 30 años de relación con dichos compañeros y compañeras, he tenido ocasión de vivir momentos de luchas y debates que me han aportado tanto conocimientos jurídicos como experiencias colectivistas y de solidaridad.


Durante el tiempo en que fui Secretario General de la CGT de Catalunya intentamos un trabajo común de defensa de los intereses jurídicos de los trabajadores y trabajadoras. Pero siempre desde un entendimiento mutuo de los papeles diferentes y complementarios que abogados laboralistas y sindicatos, podíamos utilizar para la mejor defensa de la clase obrera. En estos años, decenas de secciones sindicales y sindicatos de la CGT hemos recibido asesoramiento del Colectivo Ronda.
Sin embargo, en los últimos tiempos he tenido que soportar comportamientos que nunca hubiera creído de ningún abogado o abogada de este Colectivo. En concreto, del abogado que ha llevado la voz cantante, en el Expediente de cierre y despidos de la empresa Acciona, subcontratada en la planta de Nissan de Barcelona.
Vaya por delante que siempre he entendido que un abogado o abogada laboralista, merece respeto en su labor de apoyo a la clase obrera. Y que por esa labor tiene derecho a ser pagado con dignidad. Pero la actuación de dicho abogado en el caso de Acciona-Nissan, ha superado todos los límites de la ética.


La Dirección de Acciona se destaca por incumplir, trasgredir y abusar de todos los aspectos de la legislación laboral. Por eso, las peculiaridades del conflicto de Acciona, ligado al cierre de Nissan, exigían el máximo de unidad de todos los sindicatos, trabajadores y trabajadoras. La unidad demostrada por todos los sindicatos en Nissan, probaban que eso era posible.
Así lo entendimos en la CGT y por eso planteamos a nuestros compañeros y compañeras de Acciona que lo importante y fundamental era la defensa del empleo. Que también exigiríamos que la empresa pagara al máximo cualquier despido que no pudiéramos impedir, pero que el empleo es garantía de futuro, mientras que las indemnizaciones son pan para hoy y hambre para mañana.
Con ese objetivo, confluimos con el resto de sindicatos. Pero algunas personas, desde el primer momento, nos situaron que su pelea era por conseguir la mayor indemnización. Habían ido a consultar al Colectivo Ronda y, a pesar de plantearles que podían defender una cesión ilegal para poder convertirse en plantilla de Nissan, les dirigían descaradamente a conseguir el máximo de indemnizaciones.
Esto significó rápidamente una división interna en el conjunto de la plantilla que también rompió en dos al Comité de empresa. Mientras los sindicatos mayoritarios y la CGT defendíamos claramente que cualquier solución al conflicto pasaba por asegurar empleo a quien no aceptara la indemnización como única salida, un grupo numeroso de personas con consignas que salían del Colectivo Ronda, nos increpaban constantemente exigiendo más dinero. He de lamentar que entre quienes se dejaron cegar por la pasta había un grupo de personas que habían estado afiliadas hasta ese momento, a la CGT.


Los numerosos vídeos editados por dicho abogado en los que constantemente llamaba mentirosos a quienes defendíamos también, y sobre todo, el empleo, son una muestra de que su intervención era claramente llevar a la plantilla a aumentar las indemnizaciones, pero apenas se significaba en la defensa de la búsqueda de acuerdo para la recolocación tanto en Acciona como en la reindustrialización de Nissan.


El periodo de consultas del ERE acabó sin acuerdo. La empresa Acciona, vio la división en el conjunto de la plantilla, provocada por dicho abogado por sus continuas consignas y aprovechó para intentar aplicar los despidos de la peor manera. De este modo el conflicto acabó con dos bloques sindicales; el de los sindicatos mayoritarios y la CGT, centrados en el empleo, y el del Colectivo Ronda junto a otros sindicatos menores e independientes, centrados teóricamente en la Cesión Ilegal y las indemnizaciones. Y evidentemente con toda la plantilla despedida unilateralmente por Acciona.
Por ello, tal como establece la maldita reforma laboral del PP de 2012, todas las partes no tuvimos más remedio que ir al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya a denunciar el ERE intentando cómo máximo que se declarara nulo, pero sin posibilidad de poder exigir al Tribunal que se pudiera conseguir empleo o recolocaciones, porque la ley no lo contempla.
Así pareció en un principio, pero al poco tiempo, vimos cómo UGT se aliaba con el Colectivo Ronda y el resto de sindicatos menores para, descaradamente, desistir de la Cesión Ilegal y centrar todo su esfuerzo en aumentar las indemnizaciones, ABANDONANDO LA EXIGENCIA DE EMPLEO. La Cesión Ilegal, que parecía un objetivo central, sólo fue un cebo para que la gente se uniera a la lucha por dinero.


Por nuestra parte, mantuvimos la unidad con CCOO en nuestro objetivo: EL EMPLEO. Y así lo hemos mantenido hasta el final de este proceso jurídico con un acuerdo en sede del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. Un acuerdo que mejora sustancialmente el presentado por el otro colectivo de sindicatos para intentar ser homologado por el Tribunal, y que fue rechazado.
A pesar de que la excusa para intentar dicha homologación fue que era imposible conseguir más, CCOO y CGT hemos cerrado un acuerdo que, además de las indemnizaciones de 50 a 52 días por año para quien no quiera o pueda seguir en esa empresa, contempla 100 empleos inmediatos como mínimo, con condiciones similares a las que tenían en Acciona, una comisión de seguimiento que recibirá todos los empleos que dicha empresa genere en el próximo año, más posibilidades en recolocaciones por outplacement y un aumento en las indemnizaciones.


Este final del conflicto, demuestra fundamentalmente que la división creada por este abogado impidió una mejor solución. Si se hubiera dado la unidad de todos los sindicatos en la defensa del empleo, es seguro que la solución hubiera sido con muchos más puestos de trabajo así como, por qué no, también en mayores indemnizaciones para quienes no quisieran seguir en una empresa que les ha maltratado durante años y sobre todo en el proceso del ERE.


Hasta el final, este abogado ha seguido realizando vídeos donde ha tergiversado la verdad, ha insultado a quienes no seguíamos sus consignas hacia la pasta y ha llegado a negar que CCOO y CGT habíamos negociado un mejor acuerdo con empleo. Sin embargo, y delante del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, ha quedado firmado dicho acuerdo de CCOO y CGT con Acciona, por el que sí se ha conseguido empleo, recolocaciones y mayores indemnizaciones.
Hay que decir que, incomprensiblemente, UGT ha compartido este triste final con el Colectivo Ronda y siguen diciendo que es mentira la única verdad del final de este conflicto: un mejor acuerdo con mejores condiciones Y CON EMPLEO.


Desde la CGT de Catalunya se pidió al Consell Rector de la Cooperativa que rige al Colectivo Ronda, una explicación por la actuación de este letrado. Su respuesta defendió el proceder del mismo aunque planteaba la necesidad de reflexionar sobre la situación. Sin embargo, lejos de abrir puentes para trabajar unitariamente, el abogado en cuestión aumentó su actuación divisora y de enfrentamiento.
Es posible que dicho Colectivo haya ingresado más de un millón de euros en minutas, cobradas a las personas que no vieron más salida que el dinero. Hay que decir que quienes han elegido la lucha por un puesto de trabajo no han tenido que pagar a los sindicatos CCOO y CGT, ni un euro. Personalmente puedo entender que cualquier abogado laboralista cobre razonablemente por la asistencia jurídica a los trabajadores y trabajadoras. Pero cuando un abogado se señala y se empeña en solucionar un despido a base de dinero y posteriormente cobra cantidades elevadas, ¿no estaríamos supuestamente ante una falta de ética con la clase obrera?
Si para conseguir sus objetivos, alguien se dedica a intentar desprestigiar a todos los sindicatos que defendamos empleo, a contradecirse y abandonar todo lo defendible salvo la pasta y acaba negando una realidad contrastable con documentos firmados ante el Tribunal Superior de justicia de Catalunya. Peor aún; si no se da cuenta de que la unidad sindical conseguida en Nissan es el camino para defender empleo y lleva a esa mayoría de la plantilla, cegada por el dinero, a perder oportunidades, es porque su objetivo fundamental era conseguir la máxima minuta, sin importarle la defensa del empleo. ALGO QUE, ESTOY SEGURO, LOS FUNDADORES DEL COLECTIVO RONDA HABRÍAN PUESTO POR DELANTE DE TODO. Y lo digo con conocimiento de causa y por la experiencia personal vivida con aquellos compañeros de cientos de luchas. Esta vez, el sindicalismo combativo estaba del lado de CCOO y CGT que hemos resistido hasta el final para defender empleo. De ninguna manera junto a la UGT.


Por ello Josep Pérez, tú y quien te apoye, no representáis la esencia que yo conocí del Colectivo Ronda. Os habéis convertido en otros/as abogados/as más, ni laboralistas ni éticamente comprometidos/as con la clase obrera.


Diego Rejón Bayo.
Trabajador de Seat y sindicalista de la CGT.

Comentaris

  1. Bravo no lo puedes haber dicho mejor chapó me alegro haberte conocido por qué al final yo podré dormir tranquilo ahora espero poder trabajar hasta la jubilación esa es mi meta

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo también lo espero. El empleo es garantía de futuro. El dinero no tanto.

      Elimina
  2. L'autor ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  3. No estoy de acuerdo en parte de lo que dices, aunque no soy de Acciona he vivido el proceso muy de cerca, pienso que la soberanía es siempre de la mayoría de los trabajadores, y no se debe tratar de idiotas a más de 400 trabajadores que han elegido ir a un abogado laboralista, pienso que lo que tendríais que hacer es estudiar el porque esa mayoría no ha confiado en los sindicatos.

    José Fco Ramirez
    Trabajador de una subcontrata en Nissan antiguo miembro de CNT y UGT... también desencantado con los sindicatos de hoy dia.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo también lo espero. El empleo es garantía de futuro. El dinero no tanto.

      No es una cuestión de mayorías, ni se ha tenido a nadie como idiotas. Para la CGT, aceptar los despidos sin más es tragar la reforma laboral, aceptar que las empresas nos traten como mercancía de usar y tirar. Podemos incluso entender que la gente esté harta de cómo los ha tratado Acciona. Pero la dignidad de un obrero/a se defiende, defendiendo el empleo. Esa ha sido nuestra posición desde el principio. Y no hemos engañado ni despreciado a nadie. Y al final quienes decían que no se podía conseguir más, han visto como sí se podía. LUCHANDO, SIEMPRE SE PUEDE. Lo mejor es hacerlo sindical ente, con acción directa, pero si el único camino que queda es el jurídico, también. Pero no doblegarse por el dinero.

      Elimina
    2. Sigo pensando que sí es cuestión de mayorías, en eso se basa la democracia y cuando digo que se les ha tratado de idiotas me refiero a decir que se han dejado llevar por el dinero y no han elegido el trabajo, y claro que muchos quieren seguir trabajando (los que así lo han decidido) y también están luchando por un trabajo representados por el colectivo ronda.

      Las empresas nos tratan como mercancía de usar y tirar desde hace mucho tiempo, la prueba está en todas los subcontratados que hay en Nissan trabajadores con muchos años trabajando y que no sean de la empresa, con eso es con lo que hay que acabar y no menospreciar las decisiones que toman los trabajadores sean acertadas o no, si hay que luchar por las ideas que tenga uno, se lucha desde dentro, con todo el colectivo de trajadores a mí me costa que las asambleas que han hecho estaban todos los trabajadores convocados, allí es donde se pelea por las ideas.

      Y todos acabamos pagando... Llámese comisión, cuotas, etc...

      Por mucho que hablemos creo que nos costaría ponernos de acuerdo.

      De todas maneras estamos por lo mismo... la dignidad de la clase obrera.

      Salud compañero

      Elimina

Publica un comentari a l'entrada